Amor en deuda

Quiero creer que todos saben a lo que me refiero con el amor en deuda. Si no es así, lo explico. Muchas personas que llevan una relación de pareja, caen indefectiblemente en está idea del amor. Un amor que debe todo el tiempo, un amor insatisfecho, un amor que reclama, o como le llamo yo, un amor en deuda.

En una pareja, casi siempre -aún no me animo a afirmar que sea siempre- uno de los sujetos es deudor, y el otro es quién debe cobrar esa deuda (llamémosle acreedor). La pregunta que surge es ¿deuda de qué? ¿Qué se puede deber en una relación?. Para contestar estas preguntas, tenemos que saber que siempre el sujeto deudor es aquel que lleva su relación muy bien, que está conforme o satisfecho con la otra persona. Pero el sujeto acreedor no está conforme, porque necesita constantemente que el otro le entregue amor, amor que puede entregarse de distintas formas: caricias, palabras, gestos, regalos, etc. O sea que podemos decir que probablemente el acreedor sea una persona insegura -en sí mismas- e insatisfecha -con la relación-. Insegura porque al no tener la seguridad de que la otra persona la ama le reclama constantemente señales que le indiquen lo contrario. Insatisfecha porque no le es suficiente lo que la otra persona hace para demostrar su amor.

Claro que existe la posibilidad de que en realidad el sujeto deudor realmente no dé señales que le indiquen a su pareja que la ama, y que por lo tanto la ignore completamente. Pero en este caso no hay amor, simplemente se trata de una relación falsa y no podemos pretender que alguien que no quiere realmente amar demuestre amor, pero esto es otro asunto muy distinto del que estoy hablando. En el asunto que estoy tratando, hablo de personas que sí se aman pero una de ellas por inseguridad reclama a la otra más atención. Además el sujeto acreedor, aquel que reclama, suele pensar que el otro está desinteresado y que no le da amor, pero no es así. Se trata de que este sujeto acreedor está todo el tiempo insatisfecho y no capta los signos de la otra persona, y por eso le reclama siempre más y más.

Este es un asunto grave, ya que desemboca en una situación inevitable: la destrucción de la pareja. No hay forma de no destruir la pareja si ésta cae en este juego de deudas. El deudor genera un sentimiento de malestar que crece cada día. El acreedor tiene un malestar permanente debido a la falta de atención que percibe del deudor. El sentimiento del acreedor se mantiene más o menos constante, pero el del deudor crece cada más, y como toda persona, llega a un límite, después del cual “explota”, o sea, desencadena una reacción que destruye la pareja. Esta “explosión” interna del deudor puede manifestarse de distintas formas, por ejemplo, con la infidelidad, con el maltrato, o simplemente rompiendo la relación con su pareja y dándola así por finalizada.

Las personas pueden cambiar de rol en distintas relaciones, o incluso en la misma relación. O sea que na persona que en una relación es deudora, en otra puede ser acreedora.

Cabe preguntarse por qué se dan estas relaciones así, por qué una persona asume el rol de deudor y la otra de acreedor. Bueno, yo creo firmemente que esto está relacionado directamente a la inseguridad de las personas en sí mismas. Todos podemos ser inseguros en mayor o menor medida. Pero cuando nos juntamos con otra persona, existe una diferencia de inseguridad. En otras palabras, en una relación, siempre una persona es más insegura que la otra y asume el rol de acreedor, dejando al otro en el rol de deudor de forma automática.

Digo que el factor es la inseguridad, pero no estoy seguro de que sea el único. Quizás hay otros, pero creo que la inseguridad es el que más influye. Porque al ser insegura de sí misma, una persona necesita constantemente la aprobación de otra, y que mejor forma de tener ésta aprobación que una relación de pareja (que se supone una relación sincera) y donde el otro “amará sin fronteras”. Es decir, que creo que se quiere salvar esa inseguridad en una idea de “amor perfecto” el cual no existe (ver artículo relacionado). Y por eso genera est situación de deuda. Sin duda que si ambas personas tuvieran una diferencia de inseguridad muy pequeña, esto no sucedería, porque ambas esperarían recibir lo mismo de la otra persona, y por eso estarían “en armonía”. Sin embargo, aún en este glorioso caso, es probable que una de las personas genere más seguridad en la otra, y comience a crecer la diferencia de inseguridad, cayendo indefectiblemente en el problema original.

Todo este asunto también se puede comparar con que el sujeto deudor es dominante sobre el acreedor (contrario a la idea habitual de deudor y un acreedor). El deudor domina porque el acreedor necesita las señales del deudor para sentirse bien, y esto lo lleva a actuar como sea para lograr que el deudor “pague su deuda”. El deudor actúa libremente, sin ataduras emocionales que le hagan mal, mientras que el acreedor necesita constantemente que el deudor le pague, por lo que sea crea una especie de persecución. Pero el deudor, como dije antes, comienza a molestarse por sentirse perseguido todo el tiempo por su pareja, por lo que ya le es difícil actuar libremente y esto lo lleva a escapar de la deuda. Recordemos que es una deuda eterna, nunca se termina porque el acreedor está siempre insatisfecho (o, en el mejor de los casos, su satisfacción dura sólo un momento). Escapar de la deuda puede ser alejarse, aislarse de la pareja, ignorarla, etc. Todo esto es consecuencia del “acoso” del acreedor. El deudor es una persona independiente, mientras que el acreedor es dependiente de ese deudor.

Lo importante aquí es no replantearse el tema de la inseguridad, y trabajarlo a fondo, cuestión que por demás sabemos que no es fácil. Pero al solucionar este problema, podemos reducir lo efectos negativos producidos por esta relación deudor-acreedor, ya que buscaremos minimizar la diferencia de inseguridad que se da en la pareja.

Anuncios

Acerca de El Hombre Pensante

Soy un tipo que cada tanto se plantea las situaciones que vive en todos los ámbitos de su vida. Y gracias al blog, puedo descargame y organiazar mejor mis ideas.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s